• NUBARIAN, Colegio - ALEX MANOOGIAN, Liceo
  • HANS CHRISTIAN ANDERSEN, Colego y Liceo
  • ARNOLD GESELL, Instituto
  • THE BRITISH SCHOOLS SOCIETY
  • CENI, Colegio y Liceo
  • CIUDAD VIEJA Colegio Bilingüe
  • JOSÉ PEDRO VARELA, Colegio Nacional
  • SOCIEDAD ESCOLAR ALEMANA
  • ELBIO FERNÁNDEZ, Escuela y Liceo
  • ESCUELA INTEGRAL
  • LOGOSÓFICO, Escuela y Liceo
  • LYCÉE FRANÇAIS "Jules Supervielle"
  • INGLES, Colegio
  • URUGUAYO ARGENTINO, Instituto
  • IVY THOMAS MEMORIAL SCHOOL
  • JEAN PIAGET, Colegio
  • J.F.KENNEDY, Colegio y Liceo
  • UNIVERSIDAD ORT URUGUAY
  • POCITOS DAY SCHOOL
  • Escuela Franklin Delano Roosevelt - Asociación Nacional para el Niño Lisiado
  • SAN PABLO, Colegio
  • ST. ANDREW'S SCHOOL
  • ST. BRENDAN'S SCHOOL
  • ST. DAVID'S SCHOOL
  • ST. GEORGE'S LESTER HOUSE SECONDARY SCHOOL
  • ST. PATRICK'S COLLEGE - PREUNIVERSITARIO CARRASCO
  • UNIVERSIDAD de la EMPRESA
  • UNIVERSIDAD DE MONTEVIDEO
  • VAMOS A ANDAR, Colegio
  • WOODLANDS SCHOOL
  • YAVNE, Colegio
  • YOUNG DAY SCHOOL
  • Instituto Universitario ACJ
  • URUGUAYAN AMERICAN SCHOOL - Mercedes
  • RICHARD ANDERSON, Colegio
  • THE ANGLO SCHOOL - Colegio y Liceo
  • JOSÉ ARTIGAS, Colegio y Liceo
  • ASPROE - Colegio Monte VI
  • CRANDON, Instituto
  • GABRIELA MISTRAL, Colegio y Liceo
  • LATINOAMERICANO, Colegio y Liceo
  • PABLO NERUDA, Colegio y Liceo
  • Instituto Educativo El Pinar
  • PRE/U - Instituto Preuniversitario de Montevideo
  • QUEEN'S SCHOOL
  • SCUOLA ITALIANA di MONTEVIDEO
  • YVYNARÁ, Colegio

INFORMACIÓN DE INTERÉS - Mayo 2016

ACTUALIZACIÓN PERMANENTE
MATERIAL PARA LECTURA

10 cosas que las neurociencias me han enseñado

Elizabeth Villanueva Vásquez miércoles 01 abril 2015


Introducción

Como docente, una de las estrategias que debemos adoptar para que nuestra labor sea eficiente es comprender cómo aprenden nuestros alumnos. Las investigaciones en el área de las neurociencias nos han brindado mucha información sobre cómo funciona el cerebro humano, y nos acerca cada vez más a la importante tarea de comprender cómo reacciona el cerebro ante el aprendizaje. Algunas de las grandes ideas que quiero compartir quizás son parte de nuestro sentido común, por ejemplo, sabemos que es importante que los niños tengan un buen descanso y sueño. Las neurociencias nos entregan bases científicas para sostener estas ideas.

Las 10 cosas que las neurociencias me han enseñado son una recopilación de los seminarios y libros dictados por la Dra. Amanda Céspedes, y algunas investigaciones en ciencias cognitivas que quiero compartir con ustedes:

1. Los 20 primeros años de vida son claves: El desarrollo emocional y social lo adquirimos durante esta primera etapa, es donde aprendemos la autorregulación, adquirimos el temple y el temperamento. Aquí los hemisferios cerebrales juegan un rol muy importante, mientras el hemisferio derecho es emocional, encargado de decodificar las emociones y los lenguajes no verbales, el izquierdo es racional. Cuando tomamos decisiones ante un estímulo, ambos hemisferios procesan la información para entregar una respuesta. Los niños que asisten a párvulo utilizan mayoritariamente su hemisferio derecho, pues desbordan en emociones, pero a medida que estos pequeños estudiantes crecen, esperamos que sus decisiones sean más cognitivas que emocionales.

2. La escolarización temprana no asegura el éxito: Una idea muy fuerte de la Dra. Céspedes no recomendar que los pre escolares se escolaricen de forma temprana. No quiere decir que los niños no vayan al jardín, al contrario, sino que no es el momento de enseñarles a leer o a sumar, pues la plasticidad cerebral en la etapa preescolar no está enfocada en estas habilidades. Los niños deben jugar, explorar, compartir, socializar, actividades que son fundamentales para el desarrollo físico de las habilidades sociales de los pequeños. Aquí tenemos que tener muy claro que escolarizar no es sinónimo de educar, y el objetivo del jardín no es adelantar la enseñanza básica.

3. El cerebro se modifica con el aprendizaje: Las neuronas se comunican entre ellas mediante un proceso eléctrico y químico llamado sinapsis. Para ello, cada neurona posee unas estructuras llamadas dendritas que se comunican con las de la neurona vecina. Cuando aprendemos no solo modificamos nuestra conducta, sino que también se modifica nuestro cerebro, ya que nuestras neuronas establecen conexiones sinápticas entre sí que antes no existían. La capacidad de establecer estas conexiones es mucho mayor en la infancia que en la adultez.

4. Menos es más: Lo que le da el potencial a nuestro cerebro no es la cantidad de neuronas que tenemos, sino las conexiones que se establecen entre ellas. De hecho, de forma natural, el cerebro elimina una gran cantidad de neuronas, este procedimiento se conoce como poda neuronal. El objetivo de esta poda es privilegiar conexiones más rápidas entre neuronas. Las podas neuronales suceden aproximadamente a los 5, 11 y 17 años.

5. Celebro selectivo: La poda neuronal no es aleatoria, y tampoco lo son las cosas que recordamos. Tenemos memoria a corto y largo plazo, y en la segunda mantenemos sólo lo que es significativo para nosotros. Como profesores nos hemos enfrentados muchas veces al comienzo del año escolar y vemos como nuestros estudiantes llegan con muchos vacíos de las vacaciones, sin embargo, sus calificaciones no eran malas cuando aprobaron la asignatura. Esto se debe a que los aprendizajes para nuestras pruebas no son siempre significativos para nuestros estudiantes, una vez pasada la evaluación el cerebro los desecha. El cerebro recuerda aquellas cosas que usa con mayor frecuencia, o aquellas experiencias que son más significativas. Este punto nos llama a reflexionar y plantearnos con mucho cuidado las habilidades que trabajamos con nuestros estudiantes, y la forma en que los vamos a evaluar, porque algo aquí queda claro: la información que no se comprende a fondo, y que sólo se memoriza para la evaluación, será eliminada en el futuro próximo.

6. El sueño reparador: Los aprendizajes se fijan con el sueño, pero no con cualquiera, sino con el sueño reparador. Durante las distintas etapas del sueño nocturno fijamos lo aprendido en la memoria a largo plazo, el cuerpo realiza una limpieza del organismo y también tenemos muchísima actividad cerebral. Las siestas muy largas durante la tarde o el dormir pocas horas, altera nuestros ciclos de sueño y el tiempo que normalmente le toma al organismo para estar activo. La recomendación son 8 horas de sueño, pero están deben ser seguidas. El exponernos a luces artificiales (como la pantalla del televisor o el computador) harán que nuestras neuronas estén activas, y conciliar el sueño será más difícil. En resumen, no es recomendable trasnochar para un examen, ni tampoco acostarse tarde viendo tele, ya que alteraremos nuestra capacidad de atención si necesitamos trabajar o estudiar a las 8 am.

7. Cuerpo sano, en mente sana: La alimentación equilibrada no sólo nos ayuda a estar en forma y evitar problemas con la acumulación de grasas y azúcares, sino que también ayuda a nuestro cerebro a funcionar mejor. El exceso de azúcar puede producir en nuestro organismo resistencia a la insulina, que afecta la capacidad de concentrarse y la memoria, el exceso de grasas omega seis produce inflamación en los tejidos cerebrales y la falta de vitaminas A, E y C evita que el cuerpo pueda defenderse de radicales libres, que provocan muerte celular, y por supuesto neuronal.

8. El cortisol es nuestro verdadero enemigo: El cortisol es una hormona que puede dañar a las neuronas del sistema límbico y de la corteza derecha del cerebro. Liberamos grandes oleadas de cortisol cuando estamos sometidos a niveles altos de estrés. Pero las situaciones de estrés no son iguales para todos. Por ejemplo un niño pequeño de 2 años siente mucho estrés si se pierde unos minutos de su madre, liberando grandes cantidades de cortisol. Uno de las grandes ideas de la Dra. Céspedes es que las pataletas excesivas en los niños pequeños llevan a grandes cantidades de cortisol, lo que podría derivar en un futuro en algún problema en el aprendizaje o en el comportamiento en la adolescencia.

9. Los 4 fantásticos: Dopamina, serotonina, oxitocina y endorfina: El cerebro tiene la capacitad de mantener el equilibrio emocional y mantenerse sano por si mismo, y es un cerebro sano el que se encuentra 100% apto para aprender. Cuando las neuronas se comunican entre sí emitiendo sustancias químicas llamadas neurotransmisores, y 4 de ellos están relacionados con el bienestar. Aunque no son sus únicas funciones, para cada una de ellas vamos a destacar:

La dopamina es el neurotransmisor de la motivación y la recompensa. Otra de sus funciones es regular el sueño. Liberamos dopamina cuando estamos en un         ambiente placentero, cuando recibimos un regalo o cuando tenemos logros acompañados de un reconocimiento. Pero también la ejemplo la dopamina se segrega en grandes cantidades cuando consumimos cafeína, bajo la influencia de drogas o en los juegos de azar, creando dependencia.

La serotonina es un tranquilizante y estabilizador natural. La producimos cuando estamos en espacios de armonía, como por ejemplo en la meditación o escuchando música grata. Es antídoto del cortisol y la adrenalina.

La oxitocina es el neurotransmisor del afecto, lo liberamos con las muestras de cariño. Ayuda a acelerar la curación de heridas y a superar aquellas experiencias dolorosas.

La endorfina se libera con la actividad física, potencia la quietud interna. Estimula la producción de serotonina y dopamina, y nuestra tolerancia al dolor físico. Cuando estos neurotransmisores están en desequilibrio, tenemos estudiantes, sobre todo adolescentes, depresivos y con mucha ansiedad. Mantener un ambiente grato en el aula también es clave para mantener el equilibrio tanto en nuestros estudiantes como en nosotros los docentes.

10. El amor lo cura todo: Estudios recientes han mostrado que las neuronas que se encuentran en el sistema límbico se desarrollan durante toda la vida. El daño causado por los grandes derrames de cortisol pueden repararse través de neurotróficos (no confundir con neurotrópicos), proteínas que facilitan el cuidado de las neuronas, y para la Dra. Céspedes uno de los más eficientes es el amor. Entiéndase amor como apego y acompañamiento, el sentirnos queridos y amados por quienes nos rodean hace que nuestro cerebro segregue los 4 fantásticos del punto 9, promoviendo el equilibrio y sanando aquellas heridas provocadas por la depresión y el daño provocado pro el exceso de cortisol. En este último punto como docentes jugamos un rol muy importante, cuando creemos en nuestros estudiantes.

Por supuesto que estas 10 ideas no son las únicas que nos han entregado las neurociencias. La investigación en el área nos proporcionará muchas más en el futuro. Para indagar más acerca de la relación entre las neurociencias y la educación, o profundizar alguno de los puntos anteriores, sugiero leer las siguientes publicaciones:

 

  • Céspedes, A. (2013). Tu cerebro. Un libro para adolescentes (Y para los que dejarin de serlo) (1a ed.). Santiago de Chile: Ediciones B Chile S.A.
  • Céspedes, A. (2014). 100 preguntas sobre educación escolar, Amanda Céspedes responde (1a ed.). Santiago de Chile: Ediciones B Chile S.A.
  • Pascual, R. (2009). Neurobiología del self y sus extravíos. Aproximación ontogénica y biosocial. Valparaíso: Ediciones Universitarias de Valparaíso.
  • También sugiero visitar la página http://www.calpeyabyla.com de la Dra. Amanda Céspedes.